NOVIEMBRE…¿DONDE ESTA EL FRIO? (15-Noviembre-2015)

Estamos ya a mediados de Noviembre con un calor que no es normal para estas fechas, aunque a primera hora va refrescando, como compruebo en la plaza de Bejanque de la capital alcarreña mientras espero a «Opticus» para ir juntos a Cabanillas.
Tras una breve espera aparece, y comenzamos a pedalear con una charla que dura todo el trayecto.
Ya en la plaza de la localidad que da nombre a nuestro club, vamos congregándonos los 17 ciclistas que formaremos la grupeta de hoy, siendo, como siempre, y eso que es el que mas cerca vive,Quique, nuestro»Pastis», el ultimo en llegar.
Tras salir de Cabanillas, algo desperdigados ,en el camino hacia Marchamalo, vamos reagupandonos, luciendo todos juntos los colores de nuestro club hasta Fontanar.
Una vez dejamos atrás esta villa y entre comentarios chistosos acerca de el peso(exceso de el mas bien) de «opticus» y del de un servidor, y de incitación al ataque en la subida a Tortola(lo siento, os quedasteis con las ganas), vamos acumulando kilómetros en los que la mayor incidencia es una parada de «Boss», para vaciar la vejiga y una salida de cadena(al parecer le pasa frecuentemente) de nuestro bombero, el gran Edu, solucionada sin tener que parar gracias a Rafa, que empujándole impide que tenga que echar pie a tierra y probablemente pringarse las manos de grasa.
Dejando Taracena atrás, vamos pasando por la ronda norte y la carretera»interpoligonos» para coger la de la patata en dirección a Azuqueca.
El ritmo en esta carretera es bueno sin ser la leche tampoco ,hasta comenzar la ascensión a Villanueva por su carretera vieja, vamos de uno en uno hasta la altura de la gasolinera, donde algunos vamos tomando posiciones ante un previsible aceleron, cosa normal cada vez que nos acercamos al lugar donde se para al café,pero cuando el ataque se produce he de conformarme con no perder demasiado con los dos que coronan primero y segundo, levantando el pie y subiendo coronas como un poseso en cuanto el asfalto deja de picar para arriba.
En el bar del centro comercial de Villanueva de la Torre, corren por la mesa refrescos, cafes, pinchos de tortilla y tostadas con tomate y aceite de oliva, muchas tostadas, todo ello siendo ingerido con apetito, ansia incluso por parte de alguno.
De nuevo encima en nuestras monturas de titanio, aluminio y carbono, reemprendemos la marcha, produciéndose un pequeño, pero constante aceleron por parte de «Opticus», que me cuesta seguir, sintiendo las piernas frias tras la parada del café, provocando que se me acelere la respiración hasta llegar en algún momento al resoplido casi agonico, ese de boca abierta, saliva pastosa y ruidos que asustarían al mas pintado, aparte de ir haciendo la goma de vez en cuando, claro.
Diego y yo seguimos ascendiendo y mirando de vez en cuando para ver por donde van los demás, viendo que tres o cuatro, poco a poco nos van recortando.
en toda esta ascensión tengo bastante con aguantar a rueda de Diego, no pudiendo darle mas que un relevo( y eso en la zona mas suave) antes de coronar.
En el descenso a Valdeavero, volvemos a tomar algo de ventaja sobre los que nos siguen, aunque en mi cabeza ronda la idea de que nos cazaran pronto y entonces, si que pasare dificultades(mas psicológico que otra cosa, pues los musculos se calentaron y las sensaciones son muy buenas).
Cruzamos Torrejón y me sorprende, no solo que no nos atrapen, si no que además, van lejos.
Hace rato, desde el llano, que sin comentarlo ni acordarlo, vamos dándonos relevos cortos, ninguno nos escaqueamos y eso se nota, vamos bien, ritmo agil sin ir a saco, haciendo que al comenzar la subida que pasa junto a Sotolargo, nos relajemos y levantemos algo el pie, pedaleando comodos pero sin rascarnos nuestras, hoy tan recordadas por unos cuantos, barrigas.
Completamos la ascensión y no les vemos, decidimos seguir y asi llegar a una hora decente a casa, pues ambos aun tenemos que atravesar toda la capital alcarreña, ya que nuestras casas están en la zona mas alta de la misma.
Nos despedimos en la plaza de bejanque completando una ruta de 86km a una media de 25,2km/h.

Esta entrada fue publicada en Rutas. Guarda el enlace permanente.